5 de enero de 2013 | Concordia, Destacado.

A causa de la tormenta se inundaron las playas del Lago de Salto Grande.

05012013_lago_de_salto_grandeLa cantidad de precipitaciones caídas durante la noche de este viernes y madrugada de este sábado, fueron propicias para la generación energética en la zona de Salto Grande, pero a consecuencia, no habrá playas durante la temporada estival.
El lago de Salto Grande superó en 30 centímetros el nivel de “evacuación” que tiene fijado la Prefectura Naval -35,50 metros- y alcanzó ayer los 35,80 metros, una cota considerada “alta” aunque propicia para la generación energética, inundó todas las playas del perilago y la calle de acceso a las recientemente inauguradas termas de Punta Viracho.

En tanto, el río –aguas debajo de la represa- se mantiene alto pero en valores manejables ya que está en 6,60 metros –bajando-. En tanto en la cuenca inmediata del embalse, que arranca en Monte Caseros, crece hasta Federación pero manteniéndose lejos del “nivel de evacuación”. La cota de operación mantenida casi en su nivel máximo de 36 metros en Salto Grande, ocasiona alta erosión de las playas y barrancas, que son “comidas” por el oleaje de las aguas del lago.

Desde la CODESAL informaron que “con este nivel excepcionalmente alto del lago de Salto Grande -35,80 metros- la mayor parte de las playas del perilago se encuentran inhabilitadas por la creciente que inundó la parte de arena y llegó hasta los caminos de acceso.” Las playas Sol sur y norte están inundadas. Lo mismo ocurre con Punta Viracho que si bien ya estaba inhabilitada, ahora es muy peligroso para los bañistas intentar ingresar al agua en donde no hay playas, ni servicio de guardavidas.

En la Península Soler, el agua avanzó sobre todas las playas, la única que todavía tiene una parte de arena que podría utilizarse para el baño es al norte de Palmeritas, “Los Médicos” fue inundada y el agua está llegando a la calle de acceso.

En Perdices, queda una fina lengua de piedra y arena por la cual se puede acceder al mirador de los guardavidas y la cantina existente en la playa, pero después de esto hay un lago de más de 120 metros de largo hacia el camino, encontrándose todos los juegos para niños y las parrillas bajo el agua.

La Playa Norte, habilitada hace unos años, está tan crecida que el mirador de los guardavidas cayó por el efecto del oleaje.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota