q
22 de junio de 2011 | Deportes.

A 25 años de la mano de Dios y del barrilete cósmico

159326Hace 25 años Diego Armando Maradona convirtió en el Mundial de México 86 dos históricos goles que le permitió al seleccionado nacional vencer al de Inglaterra por 2-1 y eliminarlo en los cuartos de final. Diego se llevó la gloria de los dos goles. Uno, el de la ‘Mano de Dios’, es hoy el recuerdo de una genialidad del pibe de barrio, que más tarde le daría al mundo también durante el mismo partido, el llamado ‘Gol del Siglo’, cuya génesis arrancó desde la media cancha, después de burlar a cuanto británico se le ponía enfrente.

Aquel 22 de junio de 1986, en el estadio Azteca y con el partido aún empatado sin goles y cuando se cumplía el minuto 6 de la segunda parte, Maradona tomó el balón fuera del área, y con la pierna izquierda se lo pasó, entre varios defensas ingleses, a su compañero Jorge Valdano, quien intentó llevarlo, pero la pelota fue interceptada y lanzada hacia atrás y hacia arriba, tocada por el defensa Steve Hodge al intentar un despeje.

Por la inercia de la jugada, Maradona había quedado en fuera de juego, pero por venir el balón de un contrario fue correctamente habilitado. Ya dentro del área y con la pelota cayendo, Diego fue en su búsqueda a la par del guardameta Peter Shilton, 10 centímetros más alto que él.

Peter saltó adelantando su brazo derecho, en tanto que Maradona lo hacía con el brazo izquierdo extendido. El puño del Pelusa, cercano a su cabeza, golpeó antes el balón, que se fue hacia la portería. Diego comenzó a festejar, mirando de reojo al árbitro (el tunecino Ali Bennaceur) y al juez de línea, por lo que estalló en júbilo cuando supo que el gol fue dado por bueno.

Al publicarse su biografía, Maradona no tuvo otra que aceptar el truco: “Ahora sí puedo contar lo que en aquel momento no podía, lo que en aquel momento definí como «La mano de Dios»… Qué mano de Dios, ¡fue la mano del Diego! Y fue como robarle la billetera a los ingleses también…”

Minutos más tarde, y en una estupenda jugada individual Diego, el “Barrilete cósmico” como lo bautizó con repentino ingenio el relator uruguayo Víctor Hugo Morales, arrancó desde su campo y tras eludir a 6 jugadores ingleses mandó la pelota a la red.

La estadística denominaría a esa conquista como «El gol del siglo», mientras que los jugadores ingleses Glenn Hoddle, Peter Reid, Kenny Sansom, Terry Butcher, Terry Fenwick y el arquero Peter Shilton, todos los que Diego superó con su corta gambeta, jamás lo olvidarán.

El seleccionado argentino había pasado la primera ronda del Mundial, luego de superar a Corea del Sur por 3 a 1, a Bulgaria por 2 a 0 y empatar en un gol con Italia.

En octavos de final, el equipo dirigido por Carlos Salvador Bilardo eliminó a Uruguay (1-0 con un gol de Pedro Pablo Pasculli), en Puebla, luego vino el partido contra Inglaterra; en semifinales Bélgica (2-0, con 2 goles de Maradona) y la final con Alemania (3-2, goles argentinos de Brown, Valdano y Burruchaga), que le dio el segundo título mundial a la Argentina.

En el juego contra Inglaterra, el primer tiempo fue de dominio alternado y finalizó sin goles, pero en el segundo tiempo, tras un centro desde la derecha, Diego saltó en el área con Shilton, que era mucho más alto, y le ganó tocando la pelota con la mano y mandándola a la red, jugada que el árbitro tunecino Alí Ben Nasser convalidó.

Esa conquista fue bautizada luego por el mismo Maradona como “La mano de Dios”, en referencia a la ayuda que recibió desde el Cielo con su convalidación ante la ira de los ingleses.

Cuatro minutos más tarde, el crack argentino derrumbó todas las críticas detractoras, cuando tras arrancar desde su campo luego de recibir un pase de Héctor Enrique, eludió a los defensores ingleses en una corrida impresionante y convirtió su histórico gol.

El mismo “10” luego narraría: «La jugada se dio como para darle el pase a Valdano que venía corriendo a mi izquierda. Pero cuando llegué a la zona en la que me rodeaban y no tenía espacio, seguí corriendo y llevando la pelota corta en el pie fui superando rivales. Finalmente, me tuve que tirar para empujarla y superar a Shilton», recordó.

Así, con simpleza, el astro describió la jugada que pasó a formar parte de la historia grande del fútbol mundial.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota