8 de octubre de 2014 | Concordia, Destacado.

5° PARTE: Concordia, el lugar que algunos extranjeros eligen para volver a nacer

dachaFrank Dachary, nacido en la ciudad de Malawi, en el sureste de África, es hijo del médico concordiense que recorrió los lugares más inhóspitos del planeta junto a la organización “Médicos Sin fronteras”. Viajó durante toda su infancia junto a su hermano acompañando al padre. Concordia fue su casa, siempre volvían después de sus viajes. La familia Dachary sabía que en nuestra ciudad tenían un hogar seguro junto a su abuela. “Mi papá fue un héroe desconocido, trató de hacer el bien a los demás y era feliz con pocas cosas”, desliza Frank lleno de emoción y orgullo.
Recordando su historia, viajes, estudio, anécdotas, Frank Dachary cuenta para los lectores del Diario Rio Uruguay todo lo vivido en sus cortos años de vida.

Al comienzo de la charla, Frank indica que “la verdad no me acuerdo mucho sobre la vida en Malawi dado a que nací y estuve unos meses viviendo allí”. Su papá, Maximiliano Dachary era mellizo con Alejandro que perdió su vida en la guerra de Malvinas en 1982 y en su homenaje Concordia tiene una calle con su nombre.

La familia de Frank está signada por la historia de Concordia ya que su abuelo Frank Andrés Dachary, fue Profesor fundador del Instituto de Profesorado “Concordia” en el año 1962, integrante del Departamento de Historia y latín. Al fallecer, su hijo Maximiliano no pudo despedirlo porque se encontraba en la ciudad de Ginebra en Suiza como miembro de un equipo de elite en intervenciones humanitarias en catástrofes.

El doctor Maximiliano Dachary, trabajaba en la ONG de Médicos Sin Fronteras, quienes actúan en zonas de mucho riesgo, principalmente en países de África. Por contrato, debía cumplir un ciclo en misión y volvía para encontrarse con su familia, así fue desarrollando y entregando todo lo que sabía por la salud de sus semejantes. Dachary recorrió el mundo acompañado de sus hijos.

Una vueltera vida por el mundo

En 1992, Frank Andrés Dachary (nieto) nace en Malawi, mientras su padre cumplía con su misión de “Médico Sin Fronteras”.

En 1993, Frank con su primer año de edad llegó a Argentina por primera vez, y un tiempo después nació su hermano menor Fernando en la ciudad de Colón. Desde ese momento “comencé a venir todos los veranos a Concordia dado a que mi papá es de acá y tengo familia”, recuerda el joven.

Al cumplir los 4 años su mamá fallece en Malawi. Por este motivo, “me quedé un año con mi abuela en Concordia mientras mi papá realizaba una misión en Mozambique y como era peligroso no admitían familias”, cuenta Frank. Un tiempo después su papá comenzó a trabajar en la Cruz Roja y la familia Dachary retomó el viaje alrededor del mundo.

Frank recuerda que “cuanto tenía 12 años nos tocó una misión en Nicaragua donde conocimos a mi actual madre”, luego ella comenzó a viajar con la familia.

Unos años después, con su hermano volvieron a vivir otro año más con su abuela en nuestra ciudad ya que su papa debió ir a una misión en Sudan.

Finalmente tomaron la decisión de instalarse en la capital nacional del citrus, “nos gustaba mucho, estábamos familiarizados con la ciudad, tenemos familiares y mi papá creció en Concordia”, añade el joven Dachary.

La última misión emprendida por su padre fue para Naciones Unidas cuando Frank tenía 18 años, el doctor Maximiliano Dachary estuvo en Haití y él con su hermano en República Dominicana.

Su padre falleció en 2011 y Frank recuerda que “cuando falleció mi papá yo ya estaba estudiando en Santa Fe” pero igualmente reconoció que no está solo en Concordia “se encuentra mi `madre’ de Nicaragua y siempre voy, aunque ella se encuentra entrando y saliendo del país”.

Al tener tantos viajes en su vida y vivir en diferentes lugares con culturas distintas, Frank asegura que “adaptarse a alguna ciudad, inclusive a Concordia, nunca fue un problema dado a nuestros reiterados viajes y vida por todo el mundo.”

Al observar su vida nómade la pregunta de ¿cómo hacían con la escuela mientras su papá realizaba las misiones ayudando a las personas? fue inevitable y Frank respondió: “por lo general estudiábamos en escuelas en inglés y francés ya que manejamos ambos idiomas. También realizábamos otra escuela en paralelo que es el SEAD (Servicio de Educación a Distancia) cuya sede se encuentra en la ciudad de Buenos Aires.”

De los lugares que conoció el joven cuenta que le gustó mucho Colombia, “es un país muy lindo geográficamente y tiene muchas cosas para disfrutar, así como su gente es multiétnica y unas variedades infinitas de comidas típicas”. Además “anécdotas hay millones, no sabría por dónde empezar”.

Frank junto a su hermano menor siguen adelante con sus estudios, “actualmente estoy realizando mis estudios universitarios en la ciudad de Esperanza de Santa fe, en la carrera de ingeniería agrónoma”, relata.

Frank Dachary emocionado finaliza la entrevista resaltando “mi papá fue un héroe desconocido, trató de hacer el bien a los demás y era feliz con pocas cosas”.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota