q
6 de septiembre de 2010 | Provinciales.

“La nueva generación de jóvenes argentinos”

Un estudio sobre la actual juventud de nuestrooperarios_pc_diauno país definió a los adolescentes como un grupo que prioriza su bienestar, está dentro del mercado de consumo y se mantiene informado. Así es considerado el 88 por ciento de los jóvenes argentinos solteros. Además, optan por la adrenalina, suelen ir al shopping y sobresalen por ser revolucionarios a la hora de tomar decisiones, según el reciente estudio realizado por la constructora Ipsos Media CT que indagó sobre las preferencias lúdico-culturales de los jóvenes universitarios que tienen entre 18 y 27 años.

El 80%, a pesar de pertenecer a un elevado status social, convive con sus padres y aún no finalizó su carrera universitaria. Por esa misma razón, tal vez sólo el 37% trabaja de forma activa.

“Son solteros, sin hijos, están estudiando, la mayoría no terminó la universidad, y sólo trabaja una minoría. Es difícil que vivan solos cuando alquilar un departamento de dos ambientes, en un barrio que responde a ese estrato social, cuesta al menos 1.800 pesos por mes”, confesó Horacio Garderes, director de Ipsos MediaCT. Asimismo sostuvo que: “Son jóvenes con un alto poder adquisitivo, y que están estudiando en la universidad o en algún terciario.

En las familias priorizan que mantengan el estudio”. La investigación revela también que el 41% elige una institución de enseñanza privada, mientras que el 59% opta por la universidad pública.

Abel Fainstein, psicólogo y psiquiatra de la Asociación de Psicoanálisis Argentina, consideró que “los jóvenes de clase alta tienen facilitada la permanencia en el hogar y la dependencia de sus padres por razones socioeconómicas. En sus casas gozan de comodidades que no quieren perder. La sociedad actual, a la vez, hace más difícil la autonomía de los jóvenes en general”.

Sin embargo, el dato más relevante es la extensión de la juventud. “Los rituales de pasaje entre edades son menos homogéneos, y eventos que anteriormente estaban secuenciados, hoy día están de sincronizados. Por ejemplo, los jóvenes tienen la oportunidad de conseguir un trabajo, pero prefieren seguir viviendo en la casa de sus padres”, señaló Ana Mirada, doctora en Ciencias Sociales e investigadora del Conicet.

Los jóvenes que pertenecen a una clase social de elite logran distinguirse por sus consumos. Los resultados de la encuesta develaron que consumen más información que la media, no se desconectan de internet ni un minuto y prefieren la lectura de medios on line. Entre las preferencias televisivas, el 89% consume películas, el 81% documentales, el 79% noticieros, el 53% musicales, el 51% fútbol y un 46% series que son emitidas por los canales de cable.

Para Miranda, aparejado el alargamiento de la juventud, la sociedad esta atravesada por un tiempo destinado a la “experimentación” y una “fuerte prolongación de la escolaridad”. “En esta etapa, hay una fuerte presencia de consumos culturales y una menor estabilidad laboral. El hogar paterno/materno brinda la posibilidad de este período de experimentación en la formación escolar”, describe.

Por otro lado, otros resultados señalaron que el 92% tiene cobertura médica privada, el 89% realiza transacciones a través de la web, y el 65% todavía va al cine una vez al mes.

No obstante, Garderes aseveró que esta nueva generación de jóvenes privilegian las reuniones con amigos, y que son personas “abiertas” a la tecnología.

“Las prioridades tienen que ver principalmente con el consumo: salir con amigos, ir al shopping, a bailar, salir de compras; todas estas actividades recreativas las realizan por encima del promedio de la población”, aseguró. Y agregó:“Son gente muy abierta a las nuevas tecnologías; por ejemplo, la gran mayoría tiene mp3 o mp4, celular, notebook con acceso a Internet, cámara digital y consola de juegos”.

La investigación también analizó las actitudes. Más de la mitad coincidió con las frases “es más importante la forma en que uso mi tiempo que cuánta plata gano” y “disfruto del peligro y del riesgo”. En relación con los gustos y la personalidad, la mayoría afirmó que prefiere comprar ropa de marca, pero que lo hace por “confort y precio”, no por moda”. Y destacaron que les gusta “ser poco convencionales”.

De este modo, el estudio concluye que el 75% de los jóvenes son “rebeldes y elitistas” en el ámbito social mientras que en el económico se caracterizan por ser “consumistas y marquistas”.

“Estos jóvenes tienen acceso a un consumo de características globales, su estilo de vida es muy semejante al que detentan los jóvenes que habitan en las grandes ciudades. El consumo de productos individualizados en tanto formador de la identidad es una de las características de la época”, concluyó Miranda.

También son vulnerables

Por otra parte, para los jóvenes del siglo XXI no todo es “trivialidad” y “glamour”. La psicóloga Teresa Vecchia, muchas veces es subestimado el lugar emocional de este segmento. “Ese doble estándar con que se manejan nuestras sociedades, implica que mientras los sistemas globalizados incorporaron anchas franjas juveniles al consumo, por el otro lado los abandonaron a su suerte”, sostuvo la especialista.

Sin embargo, aclaró que la posición socioeconómica y cultural influye. “Por supuesto, la visibilidad de estas problemáticas es más nítida en aquellos grupos que no tienen recursos para enmascararlos”. Por último subrayó: “Si pensamos desde el punto de vista de sus recursos cognitivos, yo creo que se sienten más auto confiados en sus posibilidades. Pero si indagamos un poco más en sus expresiones en torno de los temas conflictivos y en su vida emocional, nos topamos con una cosmovisión bastante derrotista. De modo que tener resueltas sus necesidades no los hace necesariamente menos vulnerables”.

Comentarios sobre la noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

compartí esta nota